Lunares malignos

Lunares y pecas

Información sobre lunares, pecas, melanomas, halo nevus ...

Los lunares, las marcas en la piel, las verrugas y otras lesiones de la piel pueden ser de muchas formas, colores y tamaños. Sin embargo, hay una gran diferencia entre los lunares benignos y los lunares malignos. ¿Sabes la diferencia?.

Los lunares son generalmente más pequeños en tamaño y ligeramente diferentes en el color del pigmento de la piel. Los lunares pueden estar presentes en el momento del nacimiento o se pueden adquirir más adelante en la vida. Los lunares no tienen que ser de un color marrón oscuro, la gente tiende a reconocer a los lunares como de color negro, pero pueden ser de color rojo o del color de la piel.

Lunares malignos

La ubicación de los lunares, verrugas, papilomas cutáneos u otras lesiones pueden estar en cualquier parte de la cabeza, cara y cuello. La mayoría de estos tumores son benignos, sin embargo hay algunas lesiones que pueden ser pre-malignas o malignas. Algunos signos son cuando el lunar comienza a cambiar de forma, textura, color, tamaño, o incluso comienza a sangrar, entonces deben ser examinados adecuadamente. Es importante detectar el melanoma maligno (lunar cancerígeno) , tan pronto como sea posible para evitar mayores problemas en el futuro.

¿Qué es un melanoma?

Un melanoma maligno cutáneo es un cáncer de las células pigmentarias de la piel. Si se trata a tiempo, el pronóstico es generalmente bueno. No es contagioso.

La palabra "melanoma" viene de la palabra griega "melas", que significa negro. La melanina es el pigmento oscuro que da a la piel su color natural. La melanina se produce en la piel por las células pigmentarias llamadas melanocitos. Después cuando nuestra piel está expuesta a la luz solar, los melanocitos fabrican más melanina, por lo que la piel se vuelve más oscura.

Los melanocitos a veces crecen juntos en grupos o en racimos inofensivos, que se conocen como lunares. La mayoría de las personas tienen entre 10 y 50 lunares y con frecuencia son más oscuros que la piel circundante.

Los melanomas pueden aparecer en o cerca de un lunar, pero también pueden aparecer en cualquier parte de la piel. Se desarrollan cuando las células pigmentarias de la piel (melanocitos) se vuelven cancerosos y se multiplican de manera descontrolada. A continuación, pueden invadir la piel alrededor de ellas y también se pueden propagar a otras áreas, como los ganglios linfáticos, el hígado y los pulmones.

¿Qué causa los lunares malignos?

La causa más importante prevenible es la exposición a un exceso de luz ultravioleta del sol, especialmente durante los primeros 20 años de vida. Hay mucha evidencia que relaciona el melanoma a esto y los melanomas son especialmente frecuentes en las personas de piel blanca que viven en países soleados. El uso de fuentes artificiales de luz ultravioleta, como las camas de sol, también aumenta el riesgo de contraer un melanoma.

Algunas personas tienen más probabilidades de contraer un melanoma que otras:

  • Las personas que se queman fácilmente al sol están particularmente en riesgo. El melanoma es más frecuente en personas de piel clara que se broncean poco. A menudo tienen el pelo rubio o rojo, ojos azules o verdes y pecas. Los melanomas son menos frecuentes en las personas de piel oscura.
  • Episodios anteriores de quemadura severa, a menudo con ampollas y en particular en la infancia, aumentan el riesgo de desarrollar un melanoma. Sin embargo, no todos los melanomas se deben a la exposición al sol y algunos aparecen en las zonas que se mantienen normalmente cubiertas.
  • Las personas con muchos lunares comunes (más de 50), o con una gran marca de nacimiento oscura, tienen una probabilidad más alta que la media de contraer un melanoma.
  • Algunas personas tienen muchos lunares inusuales (atípicos) conocidos como nevos displásicos. Ellos tienden a ser más grandes que los lunares ordinarios, están presentes en gran número y tienen bordes irregulares o patrones de color. La tendencia a tener estos "nevos displásicos" puede darse en familias y lleva a un mayor riesgo de contraer un melanoma.
  • El riesgo es elevado si otro miembro de la familia ha tenido un melanoma.
  • Las personas que ya han tenido un melanoma tienen un mayor riesgo de contraer otro.
  • Las personas con un sistema inmunológico dañado (por ejemplo, como resultado de una infección por VIH o que toman drogas inmunosupresoras, tal vez después de un trasplante de órganos) tienen una mayor probabilidad de contraer un melanoma.

¿Son los melanomas hereditarios?

Aproximadamente 1 de cada 10 personas con melanoma tienen familiares que también han tenido uno. Hay varias razones para esto. La piel clara que se hereda, nevos displásicos en las familias, al igual que una tendencia a tener un gran número de lunares comunes.

Síntomas de los lunares malignos

Los melanomas pueden o no causar síntoma en absoluto, un hormigueo o picazón puede ocurrir en una etapa temprana. Algunos melanomas comienzan como pequeños cambios en el tamaño, forma o color de un lunar existente, otros comienzan como una zona oscura que puede verse como un lunar nuevo. Más tarde un melanoma puede notarse duro y lleno de bultos y sangrar y/o supurar.

Características de los lunares malignos

No todos los melanomas tienen el mismo aspecto y hay varios tipos diferentes. El sistema ABCD (Asimetría - Bordes - Color - Diámetro) presente a continuación, te indica algunas características que debes tener en cuenta.

Un melanoma puede mostrar una o más de las siguientes características:

  • Asimetría: Las dos mitades de la zona difieren en su forma.
  • Bordes: Los bordes de la zona pueden ser irregular o borrosos y en ocasiones mostrar muescas.
  • Color: Diferentes tonos de negro, marrón y rosa pueden ser vistos.
  • Diámetro: La mayoría de los melanomas son al menos de 6mm. de diámetro.

Los melanomas pueden aparecer en cualquier parte de la piel, pero son más comunes en los hombres en el cuerpo y en las mujeres en las piernas.

¿Cómo se diagnostica el melanoma?

Si estás preocupado por los cambios en un lunar,o por una área de tu piel que ha variado de pigmentación, debes ver a tu médico. Los cambios ABCD enumerados anteriormente a veces se encuentran en lunares completamente inofensivos y tu médico será capaz de tranquilizarte rápidamente. Sin embargo, si aún queda alguna duda, el médico generalmente te referirá a un especialista (dermatólogo) que examinará la zona, tal vez con un instrumento especial (un dermatoscopio) y decidirá si necesita ser eliminado. La única manera en la que el diagnóstico de un melanoma se puede hacer con firmeza es mirando la zona sospechosa bajo el microscopio en el laboratorio.

Si el lunar debe examinarse más a fondo, se eliminará bajo un anestésico local (biopsia excisional) una parte de la zona sospechosa y se enviará al laboratorio para ser examinado. Si el área es demasiado grande para extirparla fácilmente, se tomará una muestra de ella (una biopsia). Si se encuentra un melanoma, la muestra de la biopsia proporcionará información valiosa sobre su tipo y la profundidad, que le ayudará a tu médico a planificar el próximo paso en el tratamiento.

¿Se puede curar un lunar maligno?

Sí: tres cuartas partes de las personas que han tenido un melanoma y ha sido extirpado no han tenido más problemas. Sin embargo, es crucial que un melanoma sea eliminado tan pronto como sea posible antes de que haya tenido tiempo de propagarse profundamente en la piel o en otras partes del cuerpo. Cuanto más delgado sea el melanoma cuando se retire, mejor es la tasa de éxito. Por eso, un médico debe examinar cualquier persona con un lunar sospechoso o mancha en la piel tan pronto como sea posible. En una pequeña minoría de personas donde el melanoma se ha propagado, a menudo la cirugía o la quimioterapia pueden ayudar a controlarlo.

Lunares malignos tratamiento

En la actualidad, el tratamiento para el melanoma es quirúrgico. No hay ningún otro tratamiento beneficio probado y por lo general no se necesitan otras pruebas. La radioterapia es de poco beneficio y varios medicamentos han sido usados, pero con un éxito limitado.

La mayoría de las personas que han tenido un melanoma y este ha sido extirpado, han necesitado otra intervención para tratar de prevenir que el melanoma vuelva a aparecer en el sitio original. Durante la operación, un poco de piel sana se eliminará alrededor de la cicatriz original para hacerla absolutamente segura de que todo el melanoma se ha quitado y esto hace que la cicatriz sea más grande. De vez en cuando será necesario un injerto de piel.

Después de la operación se hará un seguimiento con regularidad.

Hay tres razones principales para esto:

  • Para asegurarse de que el tumor no ha vuelto a aparecer o a propagarse.
  • Para detectar otros tipos de cáncer de piel.
  • Para ofrecer apoyo e información.

En la clínica te examinarán la cicatriz, el cuello, la ingle y las axilas en busca de bultos para detectar la propagación a los ganglios linfáticos. Cualquier otro lunar que te preocupa se examinará y si tienes un gran número de lunares, se observarán cada uno de ellos para estar seguro de que no son peligrosos. Tu médico tomará fotografías de estos lunares y añadirá notas en tu historial médico. Cuando regreses a la clínica, estas notas y fotografías le permitirán a tu médico comparar la forma en que tus lunares se ven ahora con el aspecto que tenían antes.

Si el melanoma se encontraba en una fase muy temprana, cuando fue eliminado, puede que tengas que ser visto sólo una vez más en la clínica para un seguimiento. De lo contrario, se revisará cada 3 meses durante al menos 3 años.

¿Qué puedo hacer yo?

Una vez que el melanoma se ha tratado, deberías ser capaz de volver a un estilo de vida normal con bastante rapidez.

También debes tomar algunas precauciones sensatas para no volver a tener otros lunares cancerígenos:

  • Debes mirar todas las áreas de tu piel una vez al mes para ver si están creciendo nuevos lunares, o si los que tienes cambian en los casos indicados en las reglas ABCD (ver arriba). No hay manera de que puedas memorizar todos los lunares existentes, pero te darás cuenta subconscientemente si cualquier lunar comienza a cambiar o si un lunar nuevo se desarrolla. Es como si alguien ha movido algo en una de las habitaciones de tu casa. Si notas algún cambio preocupante, ponte en contacto con tu médico inmediatamente.
  • También debes protegerte del sol. Esto no significa que no puedas ir nunca a unas vacaciones en la playa, sino que simplemente tienes que tener mayor cuidado evitando en todo lo posible tomar el sol. Puedes intentar cubrirte más y usar cremas de protección solar con mayor factor solar.
  • Cubrirte es mejor que usar un protector solar. Usa mangas largas, usa un sombrero cuando estés expuesto al sol y el uso de pantalón largo en lugar de pantalones cortos. Usa ropa con un tejido apretado que pudiera bloquear la luz ultravioleta. Evita el sol sobre todo desde las 11am hasta las 3pm, cuando sus rayos son más fuertes. Ponte a la sombra cuando sea posible. Usa un protector solar de factor alto (factor 30 o superior) en las zonas que no te puedas cubrir. Un amplio espectro es el mejor, ya que bloqueará los dos tipos de radiación ultravioleta (UVA y UVB). Póntelo una media hora antes de salir y vuélvetelo a aplicar por lo menos cada 2 horas, pero no utilices estos filtros solares como una excusa para quedarte en el sol o no molestarte en usar ropa protectora. Evita las camas solares y lámparas de bronceado. Comparte estos consejos y otra información con tus familiares, ya que también pueden estar en mayor riesgo de contraer un melanoma. En particular, protege a tus hijos del sol, ya que la exposición durante la infancia parece ser particularmente perjudicial.

Los mejores consejos sobre protección solar

  • Protege la piel con ropa, incluyendo un sombrero, camiseta y gafas de sol de protección UV.
  • Busca la sombra entre las 11a.m. y 3p.m. cuando hace sol.
  • Usa un protector solar con un factor de protección solar de al menos 30, que también tienen una alta protección UVA.
  • Mantén a los bebés y a los niños pequeños fuera de la luz solar directa.
  • La Asociación de Dermatólogos recomienda que informes a tu médico acerca de cualquier cambio en un lunar, si tu médico de cabecera está preocupado por tu piel, asegúrate de ver un dermatólogo, la persona más experta para diagnosticar un cáncer de piel. Tu médico de cabecera puede derivarte.

Los filtros solares no se deben utilizar como una alternativa a la ropa y a la sombra, sino que ofrecen una protección adicional. Los filtros solares no proporcionan una protección del 100%.

Artículos relacionados con Lunares malignos